Bioceánica: La ruta de los negocios

POR ALFREDO SCHRAMM

 

La construcción en marcha del Corredor Vial Bioceánico tiene un valor estratégico para el país atendiendo aque transformará la Región Occidental en un centro logístico internacional al constituirse en el paso más corto entre puertos chilenos sobre el océano Pacífico y los puertos brasileños sobre el Atlántico, lo que su vez es un atractivo más que interesante en términos  de ahorro en tiempo y dinero para los grandes jugadores del mercado de commodities agrícolas.

Más allá de todo lo que implica la logística, servicios y otros negocios que ya se están generando alrededor del  complejo agroexportador y el boom de bienes raíces en la zona de influencia, la ruta Bioceánica es una oportunidad para el desarrollo social de poblaciones históricamente olvidadas  y que hasta hace poco no contaban con camino de todo tiempo, como el caso del Departamento de Alto Paraguay, en donde por primera vez llegó el asfalto, toda una novedad y que implica mejor calidad de vida para la población.

Esta obra, cuya inversión bordea los US$ 450 millones además trae consigo algunas innovaciones como el modelo de financiamiento y el contrato conocido como “Llave en mano”, que implican que el Estado garantice la emisión de las contratistas en el mercado financiero internacional.

Otra de las particularidades, debido a la lejanía del Chaco, es que el consorcio adjudicado para la obra construyó toda una miniciudad que se va mudando a medida que la obra avanza y en la cual viven unos 1.500 obreros del todo el país. Ello implica toda una mega logística nunca antes vista en Paraguay para que los colaboradores sientan lo menos posibles las difíciles condiciones a las que les pone a prueba el Chaco paraguayo.

Además, se desarrolla una fuerte política de inclusión con la contratación de cientos de pobladores originarios del Chaco y se despliega una ambiciosa estrategia medioambiental para proteger la fauna de la zona.

El proyecto

La construcción del tramo paraguayo del Corredor Bioceánico entre Carmelo Peralta y Loma Plata ―que recorrerá 277 kilómetros― está fijado en cuarenta meses a partir del inicio de la obra, con contrato de adjudicación a favor del Consorcio Corredor Vial Bioceánico, integrado por la empresa Constructora Queiroz Galvao S.A. de Brasil y Ocho A S.A. de Paraguay.

Las obras se iniciaron en 2018  y de acuerdo al cronograma, el consorcio entregará los 20 subtramos en las que fueron divididas en mayo del 2022.

Actualmente, la construcción del Corredor Vial Bioceánico registra un avance cercano al 60% en todos los subtramos que se encuentran actualmente en ejecución y a este ritmo entregaran la obra completa antes del pazo establecido en contrato, reporta el Ministerio de Obras Públicas.

A finales de 2020 se entregaron los primeros 10 subtramos, de los 20 en que fue dividida esta obra; dos meses antes de lo pactado en el contrato. Para cumplir con este objetivo, las labores siguieron en 8 frentes diferentes, entre las localidades de Loma Plata, Boquerón y Carmelo Peralta Alto Paraguay.

En todos los frentes, se cumple estrictamente el protocolo sanitario contra el Covid-19 que incluye el lavado de manos, uso de mascarilla y el distanciamiento en los comedores, sí como en las unidades de transporte para el traslado de obreros, indicaron desde el consorcio; se registraron muy pocos casos de Covid-19.

Otra particularidad técnica es la preocupación con el medioambiente ya incorporará 13 pasafaunas a lo largo de este tramo de 277 Km. Los pasafaunas son medidas de protección para la conservación de la vida de especies silvestres, incorporadas en la construcción de las rutas para mitigar el impacto de las obras públicas en el medioambiente.

La construcción de los pasafaunas en este tramo de la obra está concebida como túneles bajo la ruta, que permitirán a los animales cruzar de un lado a otro de la misma sin poner en peligro sus vidas.

Los pasafaunas tendrán 12 metros de longitud, por debajo del nivel de la carpeta de rodadura, y tanto la entrada como la salida, contempla la colocación de un vallado perimetral recubierto con vegetación, que servirá para encauzar el paso de los animales.

La Financiación

El proyecto  adjudicado fue del  Consorcio Corredor Vial Bioceánico, integrado por las empresas Ocho A de Paraguay y Constructora Queiroz Galvao de Brasil, creada en 2016.

El empresario Luis Pettengill, de Ocho A dijo que en Paraguay nunca se hicieron más de 100 kilómetros y que esta obra tiene 277, lo cual “es un desafío enorme” para el consorcio, más teniendo en cuenta las particularidades del terreno y el calor extremo en esta zona del país.

La contratista obtuvo más de 400 millones de dólares para el financiamiento total del proyecto mediante la emisión de un bono en el mercado internacional, un hecho sin precedentes para obras de infraestructura pública en Paraguay.

Hay que tener en cuenta que el Estado tiene muy poco margen de maniobra para financiar proyectos de esta envergadura, atendiendo a que la mayor parte de los ingresos son destinados a gastos rígidos, es decir funcionamiento de las instituciones y salarios. Ante este panorama, no le queda otra opción que endeudarse.

La deuda en sí no es mala, toda vez que los recursos sean destinados para el mejoramiento de las condiciones de vida de la población.

La colocación de los títulos fue intermediada por el Banco UBS, que logró la colocación de bonos en el mercado financiero de Londres y que serán destinados a financiar el 100% de la obra vial de mayor envergadura en la historia del país, bajo la modalidad de la ley 5074 denominada “llave en mano”, garantizando de esta manera la ejecución de los trabajos.

Esta colocación internacional con aval del Estado paraguayo fue destacada en diversas oportunidades tanto por el ministro de Hacienda Benigno López, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez y los principales refrentes del sector privado. La emisión de bonos soberanos abrió las puertas para que las empresas privadas puedan acceder a recursos en buenas condiciones del mercado internacional.

Otro dato no menor es que al ser financiada por capitales externos, se garantiza la conclusión de la obra. Los desembolsos se van haciendo a medida que se entregan los tramos verificados.

La banca local no quedó en off side,  la estructura de financiamiento del proyecto incluye una importante y activa participación con un préstamo revolvente de más de US$ 40 millones provisto por un sindicato de cuatro bancos: Sudameris Bank, Banco Nacional de Fomento, Banco Regional y Banco Atlas que atienden las necesidades de financiamiento de capital operativo para la obra; así como la provisión de una Carta de Crédito Stand By por parte del Banco Continental para garantizar las obligaciones del Consorcio.

Con esto, la empresa contratista Consorcio Corredor Vial Bioceánico, se asegura los recursos necesarios para la realización de la obra que abarca una extensión de 277 kilómetros y tendrá un enorme impacto para todo el Chaco Paraguayo.

Terreno virgen para negocios

Una vez anunciada la construcción de la ruta, los precios de las tierras en la zona de influencia empezaron a subir; grandes conglomerados como Vierci y Zuccolillo no quieren perder las oportunidades de negocios que abre la Bioceánica. El primero desplegaría un parque logístico y el segundo un complejo residencial, de acuerdo a autoridades de Carmelo Peralta.

Los terrenos cercanos al futuro puente internacional son los que más subieron. Este fenómeno fue analizado en su momento por el analista, Manuel Ferreira Brusquetti.

A parte de los grandes proyectos relacionados a la agroexportación, se abren grandes oportunidades para mipymes relacionadas a los servicios como restaurantes, hoteles y el comercio en general, pues la infraestructura de negocios es casi nula en la zona de Carmelo Peralta.

Hay que tener en cuenta que del otro lado del río Paraguay están los estados de Mato Groso y Matro Grosso do Sul, los principales productores de alimentos de Brasil, cuyos volúmenes son realmente considerables y que tienen como destino China; pasar por Paraguay les ahorraría un 20% de costos, de acuerdo a estimaciones del Gobierno paraguayo.

Aparte el complejo logístico y portuario de Brasil hoy está casi colapsado por el crecimiento mismo del agronegocio.

Puente Internacional

La ley que aprobó el Acuerdo para la construcción del puente carretero internacional entre Carmelo Peralta (Paraguay) y Puerto Murtinho (Brasil), con fondos de Itaipú fue aprobada por ambos gobiernos en 2019.

El puente, que cruzará el río Paraguay, será estratégico para viabilizar el Corredor Carretero Bioceánico Internacional. El proyecto incluye igualmente las obras de infraestructura complementarias, accesos y puestos de frontera.

El acuerdo crea una Comisión Mixta Paraguayo-Brasileña integrada por representantes de cada país, encargada de aprobar los Pliegos Binacionales de Bases y Condiciones, los estudios, proyectos y otros documentos o procedimientos necesarios para la construcción del puente, así como de adjudicar el resultado de la licitación y supervisar la construcción hasta su terminación.

El puente no solo conectará el Centro-Oeste brasileño, el Norte del Paraguay y puertos de aguas profundas de Chile ―con acceso estratégico a los océanos Atlántico y Pacífico― sino que está vinculado a la construcción del primer camino de asfalto en Alto Paraguay, lo que representará un apoyo importante para el desarrollo de todo el Chaco Paraguayo, elevando la calidad de vida de los habitantes.

 

Impacto social

Otro punto más que destacable de esta obra es que se está cortando con el aislamiento con el que convivieron históricamente los habitantes de la Región Occidental que no contaban con ningún kilómetro de asfalto.

De hecho, se dotó al departamento de Alto Paraguay con el primer metro cuadrado de pavimento en toda su historia. Aparte, la cartera afirma que existe un fuerte impacto social y derrame económico que llega hasta las poblaciones en las áreas de influencia.

El no contar con camino de todo tiempo dificultaba a la población acceder a servicios públicos básicos como salud y educación. Antes los pobladores debían llegar hasta Pedro Juan Caballero, pasando por Brasil para acceder a un hospital, por citar un ejemplo.

Aparte, se están generando oportunidades laborales para los habitantes, contratados por el propio consorcio; mientras que otros van dando sus primeros pasos en mini empresas.

Se estima que una vez concluída la obra, se generara 2.500 empleos.

 

Fonte: Elnacional

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *